Carta romantica: Un amor inolvidable

carta romantica un amor inolvidable

Han pasado tantos años y cada línea de tu cuerpo permanece fresca en mi memoria. Aún puedo recordar lo bien que me sentía tan solo al escuchar tu voz o al ver como aquella deslumbrante sonrisa se iba dibujando poco a poco en tu rostro.

Cuando la melancolía invade mi casa y los recuerdos toman el control de mi cuerpo, no puedo dejar de pensar en ti. No puedo dejar de preguntarme ¿qué nos pasó? ¿Fue mi culpa, por mis miles de defectos? ¿Fue tu culpa por deslumbrar cada lugar al que ibas?  O  simplemente, después de todo lo que pasamos no estábamos destinados a estar juntos. Sino más bien nuestro destino decidió convertirnos en una historia perfecta, con un final trágico.

PUBLICIDAD

De todas las  mujeres que han pasado por mi vida solo tú has dejado una huella, ¿y cómo no? Tú eres de esas mujeres que te enseñan a ser mejor, te apoyan en tus más grandes y ambiciosos sueños y celebran a tu lado hasta tus más grandes fracasos. Nunca podré dejar de repetir que mis más grandes metas las dibujé contigo, mis más grandes sueños los imaginé tomado de tu mano y mis más grandes ambiciones la cumplí a tu lado.

No sé qué nos pasó o simplemente, qué no nos pasó. Sin embargo, hoy en esta carta doy gracias a todos los dioses que pueden existir en este mundo, por haber permitido que tú aparecieras en mi camino. Y ya que estamos en esto también quiero agradecerles por dejarme recorrer tu cuerpo y permitirme (aunque sea por unos minutos) ser uno contigo. Porque aunque tal  vez no fue mucho, en ese instante, querida, fuimos un nosotros, no éramos tú y yo, éramos un nosotros.

Tú, eres un amor que marca la vida y no permite que le olviden. Un amor mágico de esos que solo los dioses tienen permitido conocer o vivir. Un amor tan sublime como la canción más lenta y delicada que existe. Definitivamente, un amor inolvidable, eso eres tú.

PUBLICIDAD

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *