Carta de desamor: Nuestra última carta

carta de desamor Nuestra última carta

Te vi partir ese día, en busca de lo que sería un nuevo horizonte para ambos; pero progresivamente me di cuenta que, yo no estaba en tus planes. El desamor se adueñó de mis ojos, que día a día lloraron no sé si tu ausencia, o la ausencia de mí en ti. Ya sentía que no estaba presente en tu vida y que, mucho menos, estaríamos juntos hasta nuestra vejez.

Esos 4 meses fueron una tortura, el duelo de perderte cada día era inminente. Creo que no hubo día en que no vistiera de negro, o en que mis pensamientos no atacaran mi alma, diciéndome una y otra vez que, nuestro plan de vida, se había caído. Que tu no ibas a salir adelante por nosotros y nuestro bebé. Que no te importaba lo que yo pensaba y que no harías ningún esfuerzo por enmendar esa situación. Pensar que fue una promesa que me hiciste el día de nuestra boda. Y pensar que dejé mi futuro en tus manos.

PUBLICIDAD

No te juzgo: seguramente creías que sería fácil engañarme, pues estaba muy enamorada de ti. Hubiese preferido tu franqueza y que me hubieses dicho, en su momento, que lo nuestro era solamente algo casual y sin compromisos. No entenderé jamás para qué nos comprometimos y para qué hicimos una falsa imagen de perfección a nuestros familiares y amigos.

Hoy quiero decirte que, me enseñaste a no precipitarme y vivir paulatinamente cada etapa de la vida. Además, en medio de todo, me dejaste un ser maravilloso, nuestro pequeño Manuel, que es la alegría de mi existencia. Él me ha dado una nueva motivación para levantarme cada mañana y ser gentil conmigo misma.

Te amé, profundamente, te adoré y admiré. Pero hoy, estoy yo por delante de aquello que pude haber sentido. Te digo adiós Rubén, mi vida y tu amor, ya quedaron en otro momento de mi historia.

PUBLICIDAD

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *