Carta de amor a distancia

imagenes de amor lejano - la distancia

Querida mía, la distancia que hay entre nosotros se convierte en insalvable, pues con la pérdida de trabajo y tu precariedad económica, nos sigue quedando únicamente nuestras charlas por Internet para poder vernos.

¿Es eso suficiente? Pues supongo que no lo es y por esa razón te mando esta carta de amor, porque no dudes que es lo que siento por ti. Pero te la mando desde mi PC de casa, sin entrar en ninguno de nuestros chats ni en redes sociales. Ya te dije que no eran mucho para mí y que sólo estaba por ti.

PUBLICIDAD

Espero que sea menos doloroso lo que vamos a iniciar sin habernos visto en persona nunca, aunque no por ello crea que va a ser fácil ni mucho menos. Lo que propongo es, sencillamente, que cortemos la relación.

Estamos a miles de kilómetros y la cercanía que propone los medios digitales es mínima, tan sólo artificial. Sin una esperanza de poder vernos en el futuro, dime, ¿de qué sirve?

De momento me he hecho a mí mismo un propósito. Dejaré de conectarme durante varios meses. No una semana, ni varios días, ni siquiera uno o dos meses concretamente, sino varios, para que así sea una desconexión real y ambos podamos iniciar una vida y, quién sabe, una relación, completamente física con alguien de verdad cerca de nosotros.

Si tú sigues en Internet me parece genial, te encanta, es el mundo en el que te mueves, pero yo no lo necesito y por eso tengo la libertad para tomar esta decisión, que espero que no sea demasiado dura para ti.

Cuando me vuelva a conectar, no borraré tu contacto ni dejaré de hablarte si nos encontramos, pues creo que habrá pasado el tiempo suficiente como para poder dirigirnos el uno al otro como amigos.

Sin embargo, el quedar en una simple amistad en este momento, en el que nos hemos quedado a las puertas de vernos en persona, no me parece lo más adecuado. No sacamos nada con ello.

Te escribo esta carta y la envío. Tras ello apagaré el ordenador y no volveré a abrirlo en un tiempo. Espero volver a encontrarte tras ese periodo de retiro digital, pero si no estás a mi vuelta, lo comprenderé perfectamente. No por ello voy a dejar de recordarte con cariño y alegría, pues me parece una reacción completamente normal y, si te soy sincero, incluso merecida.

Sé que eres una chica estupenda, así que estoy seguro de que te va a ir todo genial sin mí. Podrás tener a alguien a tu lado que te abrace, te coja la mano, te bese y te desee con locura, mirando directamente a los ojos y no haciéndolo a través del brillo de la pantalla digital de la cámara web.

No quiero expresarme erróneamente, no estoy diciendo que nuestra relación sea algo artificial. Ha sido real, muy intensa, realmente inolvidable para mí y seguro que para ti también. Pero en mi opinión, ha faltado algo, una cosa tan básica como es la del contacto humano. Y si eso no va a estar nunca o ni siquiera en medio plazo, pues no parece que nuestra situación se arregle en unos años, pues estar así me parece mucho más negativo que el dejar de saber de ti.

Mi último deseo es que creas que soy un egoísta. No he conocido a nadie más, ni me he interesado por nadie. Me he centrado en ti al 100%, pero la distancia hace realmente imposible que sigamos con esta relación.

No creo que vaya a ser fácil. Es decir, ¿qué haré cuando no te vea por las noches conectada? Hace como mil años que no veo la televisión. Supongo que volveré a ver series divertidas o sin sentido. Pero siempre algo que no hayamos compartido. Nada de recuerdos, aunque sean muy buenos o, precisamente, porque son realmente buenos.

Me limitaré a seguir la vida, a continuar andando hacia donde me lleven mis pies, pero sin volver a la senda digital porque, aunque he conocido gente tan maravillosa como tú, luego el no poder tenerlos cerca me provoca mayor dolor que el no haberlos conocido nunca.

Te quiero mucho y espero verte pronto.

PUBLICIDAD

Incoming search terms:

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *