Carta de amor: Una lucha de dos

carta-de-amor-una-lucha-de-dos

Nos ha tocado comer las frutas verdes del árbol de la vida, en algunos tiempos tuvimos la dicha de deleitarnos con frutos maduros, dulces y jugosos. Hemos crecido juntos, luchado y saliendo adelante porque a pesar de las circunstancias hay un cordón atado a nuestras manos que permite continuar en el mismo sendero, ya no hay manera concebible de buscar otro camino.

La piel nunca nos cambiará de color, pero la vida sí nos mostrará diferentes matices que reflejaremos uno en el otro. Esa misma piel que antes no paraba de sudar en medio de pasiones, ahora necesita volver a deshidratarse entre las sabanas, ahora reclama la presencia del otro cuerpo. Y no solo es la piel lo que te extraña, es también el tener los párpados cerrados porque al abrirlos no te veo y siento que me falta algo.

PUBLICIDAD

Tenerte es también un clamor de mis oídos que no han escuchado el sonido dulce de tu voz pronunciando las mismas palabras que nos escribimos. Es mi pecho reclamando el calor de tus abrazos, es mi boca esperando volver a sentir tus besos, es el arte que brota de tu ser al entregarte y hacerme sentir como nadie pudo antes. Lo nuestro no tiene ya remedio, te prendaste de mi como a mí me atrapaste.

Y pensar que esto solo es durante uno de tus viajes, te extraño tanto. Así no te vea todos los días, siento que tengo años sin mirarte, no me quiero imaginar si un día te vas y no vuelves. ¿Con quién a mi lado me daré fuerzas para seguir? Aunque vengan a mi vida otras personas, ninguna tiene lo que tú has dado. Aunque se gane un cariño, no creo que al irse le extrañe tanto. Ahora espero tu regreso, con tranquilidad, porque sé que al cabo de un rato, sencillamente, ahí estarás.

PUBLICIDAD

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *