Carta de amor para mi querido Hijastro

carta de amor para mi querido hijastro

Suena tan raro decir esa palabra hijastro, cuando para mí, eres mi bebé. Te recibí muy pequeño en mis brazos, cuando tu papá había recién enviudado y tú quedaste solito con él. Recuerdo tus ojitos redondos y vivaces, que se maravillaban viéndose los piecitos. Poco a poco mi amor por tu papá, un hombre genuino y trabajador, que estaba lidiando contigo que apenas eras un bebé, se hizo enorme. Mi admiración no podía ser mayor. Creo que tú fuiste la razón por la que me enamoré de él.

Recuerdo también con admiración a tu mamá, quien fue mi vecina por años. Vi cuando se casó con tu papá y los vi ir a casa de tus abuelos una y otra vez. Igualmente compartimos muchas veladas de vecinos juntos. Y sentí dolor cuando murió, estando tú tan pequeño, en ese accidente tan cruel en el taxi en el que iba al médico.

PUBLICIDAD

Sin embargo, recuerdo también las palabras de tu abuela, quien mencionó que te había dejado ese día con ella por un presentimiento que tuvo. Querido Andrés, el amor de tu madre siempre te ha protegido y supo dejarte en excelentes manos, las de tu papá. Cuando nos conocimos en esta nueva faceta y contigo siendo un bebé, comprendí que ahora yo sería tu familia, manteniendo siempre viva la imagen de tu madre en tu mente y tu corazón.

Ella nos ha dado un don especial, el de la paternidad y maternidad, en su propio sacrificio. Aunque no está físicamente entre nosotros, ella siempre vivirá en nuestros corazones y en nuestros recuerdos. Por ello te pido que guardes contigo la foto que te di de ella y que siempre veas en mí, una mamá suplente que igualmente te ama.

¡Éxito en esta nueva etapa de tu vida! Te ama, tu mami madrastra, Antonieta.

PUBLICIDAD

Incoming search terms:

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *