Carta de amor a papa

carta de amor para mi papa

Querido papá,

“Papá” es siempre una de mis primeras palabras. Y no solo me refiero a cuando, con esa mezcla única de sentimientos de apego y dos simples sílabas comenzamos a hablar. “Papá” es siempre una de las primeras opciones a las que recurrimos cuando: por alguna u otra razón, las cosas no salen tan bien como esperábamos, como cuando nos rompen el corazón o se termina una amistad de años.

PUBLICIDAD

En esas ocasiones, en que volvemos a casa con noticias alegres, como sacar buenas notas en esa materia que tanto nos gusta o lograr finalizar ese proyecto tan complicado en el trabajo.

Papá, tu siempre estás allí para recordarme la valiosa persona que soy y lo afortunadas que son todas las personas que se encuentran a mi alrededor por tenerme en sus vidas.

Pero, la persona más afortunada soy yo, por tener a un padre como tú en mi vida. Porque, más que darme la vida, tú has sido: el cómplice de todas mis travesuras y el intercesor de mis peticiones ante mamá para poder ir a esa fiesta de la escuela.

Mi guardaespaldas (y mi chofer) cuando he tenido que quedarme hasta tarde haciendo tareas en casa de un compañero de escuela, o cuando me ha tocado salir de noche del trabajo.

Mi llamada fija, cada noche de cada día, para saber que mi día fue bueno y que llegué a salvo a casa, especialmente cuando estoy fuera de la ciudad.

Mis “buenas noches amor, que tengas dulces sueños” cuando, de niño, me iba a dormir y caía rendido luego de todo un día de nadar y saltar en la playa o mi cuenta cuentos para esas noches en las que no podía o no quería dormir.

Mi chef, con las mejores panquecas para el desayuno.

Gracias, papá.

PUBLICIDAD

Incoming search terms:

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *