Carta de amor a mi Madre: Te quiero vieja

carta de amor para mi madre te quiero vieja

Mi mamá es mi primera mejor amiga. Es la mujer que ha estado ahí para mí desde el inicio. Mi mamá se desveló noches enteras hasta hacerme dormir o solo escuchando mi llanto y tratando de calmarme.

Mi mamá es quien sin decirme votos de amor delante de Dios con un padre en una iglesia, ha estado conmigo en las buenas y en las malas, en la salud y en la enfermedad, en el amor y el desamor y en muchos otros momentos. Honestamente, creo que es imposible mencionar un solo momento en el que ella no haya estado a mi lado.

PUBLICIDAD

Cuando no sabía hablar mi mamá se ponía frente a mí diciendo “MA-MÁ” de manera lenta y pausada para que la entendiera mejor. Cuando estaba aprendiendo a escribir (y a pesar de lo cansada que llegaba del trabajo) se sentaba conmigo en la mesa y con paciencia me enseñaba y me animaba a hacerlo, a mejorar.

¿Qué más puedo decir de ti mami? Añoro aquellos días donde me sentaba en tus piernas y tú insistías en enseñarme a pronunciar la doble “rr”, repitiendo la palabra carro y ferrocarril mil veces con paciencia, alentándome a repetirlo bien cada vez que me equivocaba.

Mi mamá me conoce como nadie. Antes que le pidiera una nueva película de Disney ella ya la había comprado (porque sí, en mi infancia solo veía Disney). En la actualidad, con mis 18 años, sabe exactamente qué me pasa y qué necesito sin decirle una sola palabra.

Mi mamá no es la mejor mamá, así lo afirman mis amigos. Hace todo lo que puede por mí, me cuida, me protege, me enseña, me instruye, etc. Por esto y por muchísimas razones más yo también puedo decir que mi mamá es la mejor del mundo.

Mami, sé que no te lo digo muy a menudo, pero gracias. Gracias por ser mi amiga y la mejor mamá. Te quiero vieja!

PUBLICIDAD

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *