Carta de amor – Demasiado tarde para decir “te quiero”

carta de amor demasiado tarde1 carta de amor demasiado tarde2

Pasan los años más rápido de lo que nadie quiere, impasiblemente, sin freno, sin posibilidad de una pausa y mucho menos de volver atrás. No me arrepiento de nada o al menos eso es lo que se suele decir. Yo realmente es lo que siento, sin embargo soy consciente de que cuando pasa el momento y miras hacia el pasado, sabes que ya no se ha perdido la oportunidad.

Un viejo amigo me dijo una vez que al final de tu vida lo que cuenta es las veces que respondes afirmativamente a la pregunta “¿me atrevo?”, sobre todo en lo que respecta a las mujeres. He sido, creo, muy valiente en mis relaciones y por ello he podido plantar un gran huerto de calabazas. No por eso han sido malas experiencias, sino que han servido para enriquecerme y aprender de mis errores, que son muchos.

PUBLICIDAD

Sin embargo, pese a todas las veces que me he atrevido a lanzarme a una chica, también me he retirado cobardemente de situaciones que, mirando al pasado, me doy cuenta de que fue una estupidez por mi parte no hacerlo.

Sobre todo aquellos amores de Instituto, o más bien deseos frustrados, pues el amor en esa época es difícil de sentirlo, tanto por inexperiencia como por confusión en los sentimientos. Pero sí que es una época en la que descubres que sin valor el romance y el amor pueden pasar muy de largo en tu camino de la vida y sólo con suerte o cierta valentía, podrás sentirlo fugazmente.

Las fiestas todas las semanas o las de fin de curso, las reuniones con amigos en grupos separados del de las chicas, a las que se les hace caso sólo después de pasarlo bien, eso son momentos inolvidables. Como lo es también las miradas furtivas con la chica que te gusta. Ella me mira y sonríe, ¿por qué no acudo a hablar con ella? Sí, balbucearé, me equivocaré e incluso puede que me salga una vena tartamuda que desconocía, pero ella seguro que espera esa reacción, le hace sentir admirada y disfruta sabiendo que causa nervios en mí.

En lugar de ello, me giro y sigo hablando con mis amigos, ¿qué habrá pensado ella?, ¿qué habrá sentido?, ¿sabrá que es por mi timidez y cobardía o creerá que no le intereso? Es imposible saberlo. O eso pensaba. En esta carta cuento cómo conseguí valor para decir «te quiero» demasiado tarde.

En una reunión de Instituto, esas que se organizan en Facebook para recordar tiempos cuando éramos más jóvenes, nos volvimos a juntar prácticamente todos los que íbamos en el mismo grupo. Ya algunos casados, alguno incluso divorciado, muchos con hijos, otros exactamente igual. Y allí estaba ella.

Seguía igual y no me refiero únicamente a su físico pues, aunque había crecido y madurado, tenía la misma mirada con esos hermosísimos ojos y sus largas y morenas pestañas. Esta vez se dio cuenta de que la miraba y no esperó a que un valor inusitado en mí hiciera aparición, por lo que fue ella quien se acercó a saludarme. Por los viejos tiempos.

Charlamos todos juntos, reímos todo el rato, nos hicimos miles de fotos antes, durante y después de la cena y luego nos fuimos a bailar a la zona cercana del puerto.

No sé si fueron las bebidas o la madurez alcanzada con la experiencia de los años pasados, de las relaciones rotas o por la confianza que existe tras una larguísima amistad como la de compañeros de clase. Pero me atreví a apartarla del grupo y a contarle lo que sucedió entre nosotros. O más bien lo que no sucedió.

Ella me confesó que lo sabía perfectamente, pues se había dado cuenta de lo sucedido. Y que tampoco lamenta que no pasara nada. Efectivamente, ella hubiera salido conmigo, me hubiera besado y para ambos habría sido la primera vez. La noche podría haber sido mágica e inolvidable, con momentos intensos para ambos.

Tal y como me atreví a confesarle, era demasiado tarde para decir “te quiero”. Ella así lo admitió, ambos estábamos con pareja y no sabíamos el uno del otro en mucho tiempo. Sin embargo, no era tarde para invitarla a una copa y bailar un poco. Brindamos por el pasado que no tuvimos y seguimos como amigos.

PUBLICIDAD

Incoming search terms:

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *