Carta a mi gran amor

carta-a-mi-gran-amor

Hay amores que duelen, amores que callan, amores que lloran, amores que ríen a carcajadas, amores que se quedan dentro del alma y dejan una huella indeleble. Tú fuiste, eres y serás mi gran amor, el que por fin llenó mi corazón.

Todos creemos tener el amor más grande y quizás no estemos tan equivocados, supongo que no hay dos amores iguales y que cada uno es único en su estilo; y por tanto quedan en la memoria de quienes lo vivieron intensamente.

PUBLICIDAD

Me gusta pensar que el tiempo no es capaz de borrar una historia de amor, de esas que te hacen sentir mariposas en el estómago con tan solo rozar su piel. También me gusta imaginar que el recuerdo que embarga mi mente cuando miro la luna es el mismo sentimiento que cada noche inunda tus pensamientos.

La distancia física no es razón suficiente para el olvido, puede que ya no hablemos más, que con el tiempo deje de intentarlo, pero en mi corazón el amor seguirá latente, como una pequeña lamparita encendida, por si decides regresar.

El destino juega de maneras inesperadas y no creo que sea una pelea justa luchar contra él, por eso decidí enfrentar los acontecimientos tal como se presentan. Todos tenemos dos caminos y tú elegiste el tuyo.

Algunos dirán que pude correr para alcanzarte y unir nuevamente nuestras historias, pero creo que en el fondo es mejor así, no quiero atarte si fuiste tú quien decidió huir.

Te di todo de mí y no fue suficiente, prefiero tomar otro rumbo y si en el futuro te asomas por la ventana del pasado, quizás podamos sentarnos mientras nos miramos a los ojos y juntos descubrir si el tiempo después de todo no logró su cometido: llevarse el amor que una vez sentimos.

PUBLICIDAD

Incoming search terms:

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *